Monitorización y seguimiento en buscadores

Cada vez somos más conscientes de que el Marketing y el Posicionamiento en Buscadores no sólo cubre la necesidad de estar posicionado en los primeros puestos para recibir tráfico, conseguir contactos o posibles ventas.

La preocupación de las empresas sobre lo que dicen de sus marcas, productos o directivos es creciente. Y las que son conscientes de la importancia de controlar lo que se dice, y del peligro de viralidad en Internet, nos piden que hagamos un seguimiento y monitorización en buscadores, y que tomemos medidas de choque por si hay problemas: ¿qué se puede hacer si…?

En otros casos (según nuestra experiencia, en la mayoría de las veces…), la petición de medidas de choque llega demasiado tarde, y esos “inconvenientes” aparecen indexados en primeras posiciones; es entonces cuando nos piden medidas de urgencia para solventar el problema.

Para tener una idea y, según Technorati (el mayor buscador de blogs: indexa 27,7 millones), cada día se crean 75.000 nuevos blogs (1 al segundo) y la blogosfera es 60 veces mayor que hace tres años.

Otro dato destacable del estudio (Emarketer Business of Blogging, 2006; Edelman/Technorati), es que el 50% de los bloggers escribe sobre empresas; es decir: lo que digan de ti en Internet está en manos de terceras personas.

La mayoría de empresas no ha asumido la importancia de integrar en sus estrategias on line servicios de monitorización y seguimiento en buscadores de forma preventiva, ni de realizar acciones que contrarresten o ayuden a mejorar su imagen una vez se ha producido un incidente perjudicial.

Y es que, en muchos casos, las empresas no logramos salir en los resultados por palabras claves genéricas que describen nuestros negocios; pero existen otros casos, más graves, en los que los resultados que aparecen sobre nosotros pueden perjudicar nuestra imagen, ya sea de forma premeditada y voluntaria (competencia), o simplemente por un cliente insatisfecho que dispone de los medios para contárselo a quien quiera oírlo.

No hay que olvidar que el problema está en que los buscadores siguen enlaces e indexan todo lo que encuentran a su paso (lo bueno y lo malo) y que, en muchos casos, tienen un alto índice de credibilidad editorial, como si fuera un periódico. Estemos, pues, atentos…

Guillermo Vilarroig

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Al enviar un comentario usted otorga una licencia perpetua de reproducir sus palabras, su nombre y su sitio web. Los comentarios inapropiados serán eliminados por el administrador.

Puedes seguir cualquier respuesta a esta entrada a través del RSS 2.0